El Amor Es Un Acto De Desapego

//El Amor Es Un Acto De Desapego

El Amor Es Un Acto De Desapego

2018-01-11T10:53:56+00:00agosto 3rd, 2017|Noticias|

AMOR. Esa palabra que tanto nos llama, que tanto nos hace sufrir, buscar, conocer, explorar, suplicar, reír, llorar… Amor.

¿Qué es el Amor? ¿Cómo encontrar el Amor? Frases que pocas personas en este planeta no se habrán planteado. La gran mayoría de los actos de nuestras vidas se basan en la presencia o ausencia de Amor, especialmente en nuestro interior. Por amor tod@s hemos hecho grandes cosas, para conquistar, para gustar, para conservar, para no perder el amor, para no sentir ese dolor profundo que produce el abandono de la otra persona o no sentir la culpa de abandonar a quien sabes que no quiere ser abandonad@. Y puede que llegue un momento en el que lo que era en un inicio Amor (de ese que te hace vibrar, emocionarte, tener ganas de vivir, bailar…) se convierta en un círculo vicioso que, en lugar de abrirte y permitirte Sentir, te ha cerrado el Corazón. Y eso… ¿ También era Amor? Aparentemente, sí. Entonces, ¿QuÉ ha podido suceder? Al igual que un bebé aprende a caminar y para ello muchas veces muy probablemente se ha caído y vuelto a levantar, en el Amor sucede lo mismo.

Puede que llegue un momento en tu vida en la que esa forma de amar comience a caer y se vaya convirtiendo en algo más profundo. A veces sucede, a través del caos, la ruptura, la crisis…, pero no siempre tiene porqué ser así. Puede ser que como si de un sueño se tratara, un día despiertes y aquella forma de amar “se te quede corta”. Quizás llega un día en el que el Amor comience a ser una prioridad, pero en este caso, Amor de verdad, no basado en una carencia o necesidad. Si ese día te llega, todo comenzará a tomar una nueva forma y, en lugar de subir como la espuma para luego bajar (lo que sucedía antes), llegará un momento en que lo normal será el AMOR en mayúsculas.

Quizás te preguntes, ¿Y cómo reconocer el AMOR en mayúsculas? Amándote infinítamente. Ese es el amor que te tienes que mostrar a ti. Toda tu vida es un reflejo de ti: Pareja, amig@s, trabajo, relaciones, dinero, salud… Cualquier ámbito de tu vida es un reflejo del amor o falta de amor hacia ti. Si te amas, sabrás amar. No se puede dar lo que no se tiene y es por ello que para Amar, la regla número uno es Amar-Se.

Todos hemos escuchado esa mítica frase de Mateo: “Amarás al prójimo como a ti mismo”. Dejando a un lado las connotaciones católicas y de cualquier otra índole que se le puedan atribuir a la misma, esa frase refleja la Esencia del Amor: El/La otr@ es un reflejo de ti. Por tanto, si verdaderamente deseas Amar a alguien que amas, sea tu hijo/a, tu padre, tu madre, tu mujer, tu amante, tu hermano, tu marido, tu pareja… Ámate tanto como te gustaría que te amasen y así tendrás esa capacidad de Amar. Al tener esa capacidad de Amar podrás reconocer el amor (además de emanarlo) y de ese modo tendrás desarrollada la capacidad de discernimiento. De forma natural, cuando el Amor no sea de la calidad que merece, lo reconocerás y podrás elegir libremente.

Para vivir en el Amor es importante Ser Feliz. Ser Feliz no es una cualidad que dependa de las características externas que tenga tu vida (aunque puedan ayudar). Ser Feliz depende de ti y de tu actitud ante tu propia vida, ante cada acontecimiento o circunstancia y de la gestión de tus propias emociones para integrar estas experiencias. Esta propia gestión hará que puedas sentir una mayor o menor vinculación con tu entorno, pero lo más importante será la calidad con la que vivas tus relaciones y eso, en gran medida, también dependerá de la relación que tengas contigo mism@. Si te sientes feliz, con éxito y con bienestar, en general, podrás tener una mayor motivación por la vida, por profundizar en tus relaciones y, en general, sentirás una mayor capacidad de amor (hacia ti y el entorno) tanto para dar como para recibir. Recuerda sencillamente un momento en el que te has sentido con éxito, feliz y en un estado de bienestar. Probablemente tenías una sensación de expansión, de conexión con la vida, con la naturaleza e incluso puede que con el universo. Eso sucede porque desde ese estado, se produce una activación que te invita de forma espontánea a la vida y con ella al sentimiento de plenitud tan lleno de amor.

Los estadounidenses William Thomas Grant y Lewis Terman llevaron a cabo una investigación de gran profundidad, dado que estudiaron durante sesenta años a casi seiscientas personas. En esta investigación, de forma relevante, se evidencia que la felicidad es el amor. Por otro lado, George Valliant, que continuó con el estudio Grant en 1966, concluyó que más allá de las relaciones de pareja, lo que garantiza nuestra felicidad y salud es la calidez de las relaciones personales que mantenemos.

Para concluir y sintetizar diremos que, para realmente saborear el Amor es importante:

Amarse a un@ mism@ infinitamente, más allá de las luces propias y las sombras. Amarse infinitamente significa aceptarse de modo incondicional.
Vivir la vida desde la felicidad, la gratitud y el desapego.
Basar la vida propia en la actitud interior, tomando el poder personal y desarrollando la capacidad de discernimiento.
La invitación con este artículo es que te des la vida que mereces rica en Amor. Ese Amor grande y libre que, aunque lo puedas compartir, no se base en l@s demás sino que se base en ti. Hay momentos en la vida que son más fáciles y otros más difíciles, sin embargo, el sentimiento de gratitud es algo que invita a la felicidad pues puedes encontrar un aprendizaje en cada pequeño escalón de la escalera. El Amor invita al Amor. Cuando agradecemos, somos capaces de ver lo positivo y de alguna manera, aligerar el peso. No se trata de un optimismo excesivo que te evada del presente, se trata de agradecerlo como un camino de evolución. Cuando hacemos eso, el peso se va haciendo más pequeño y el camino se hace más ligero. Al agradecer comienzas a relativizar de alguna forma y eso, de algún modo, invita al desapego. Hay veces que tomamos las cosas demasiado en serio olvidándonos de que todo son experiencias y que todo lo que llega, pasa. Se nos enseñó a apegarnos, a sostener en exceso, a encontrar seguridad en lo externo y creer que el Amor es pertenencia, posesión y ego. Pero el Amor es tan infinito que no entiende de nada de eso. ¿Será por eso que dicen que el Amor todo lo puede o que el Amor traspasa fronteras? Yo sí creo en el Amor, ese que te hace crecer, reír, vivir, sonreír y evolucionar. Amor tan infinito que es capaz de manifestarse en cualquier lugar y en cualquier circunstancia y es que hay quien dice que el Amor es energía y como tal con sólo abrir tu corazón podrás vibrar en ella. ¿Te atreves a vibrar en Amor? ¡Adelante!

Formación “Los Misterios de lo Femenino para Hombres y Mujeres”
Método creado por Isabella Magdala.
Más de 600 personas de 14 países distintos formadas en 2 años!!

Isabella Magdala
Psicoterapeuta y Comunicadora
info@isabellamagdala.com
www.isabellamagdala.com

Deje su comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar