Va llegando el final del año y en la tradición celta el solsticio de invierno o Yule. Es una época en la que ya hemos ido dejando atrás ciertas cosas, patrones, formas, personas, situaciones… Pero aún estamos en ese espacio de tiempo en el que se está dando espacio a lo nuevo que más adelante emergerá.

Es un período de reflexión sobre lo acontecido y lo que hemos de aprender, integrar, transformar y accionar. Por ello, te invito a que tomes un tiempo para ti antes de que finalice 2018 y veas todo lo que has vivido.

Haz una lista con tu mes de Enero, Febrero, Marzo… y así hasta diciembre de 2018. Recuerda los acontecimientos importantes de este año. Seguro que hay grandes momentos de felicidad y gloria pero también de tristeza y dolor. Agradece todo por igual porque todo es pasajero y todos son aprendizajes.

Haz una lista con las grandes personas de este año 2018. Seguro que en tu vida has tenido algunas personas que han sido las más significativas para ti. Observa las cualidades que las han hecho relevantes en este 2018. Siente la gratitud ante todo lo compartido y el crecimiento conjunto.

En este mes de diciembre se celebra la navidad pero también el día 21, el Espíritu de la Navidad. Hay una leyenda que cuenta que durante la noche del 21 este espíritu venía a visitar a las personas para regalarles un estado de alegría, paz y armonía. Este año también me encantaría presentarte una sinergia de los aceites con los que trabajo, Young Living.

Es la sinergia Christmas Spirit (Espíritu de la Navidad). Me encanta porque lleva naranja, canela y picea. La utilizo todo el año y a veces me la pongo en la coronilla para sentir cómo me conecto con ese espíritu que los niños tienen desarrollado. Es un espíritu mágico, de ilusión, de esperanza, de la conexión con algo superior. Ellos confían, tienen el corazón abierto, tienen amigos imaginarios los cuales para ellos forman parte de la propia vida.

Te propongo que si tienes esta sinergia, durante 21 días (sincronizándolo con el día 21 de Diciembre y con que ese día es el del Espíritu de la Navidad), la apliques en tu coronilla y en la planta de los pies. De este modo estarás haciendo la simbología de conectar el cielo con la tierra a través de tu propia persona, tu cuerpo y tu ser. También estarás conectado con algo superior al igual que con la tierra, con la materia y con el enraizamiento.

Imagino que ya sabes que en mi equipo de aceites esenciales, Amor Infinito, somos casi 800 personas. Me encantará que formes parte y estaré encantada de asesorarte si deseas hacerte con esta sinergia.

Hay quienes pasan estas fechas en familia y con muchos amigos pero hay quienes las pasan solos. Sea como sea, lo importante es acompañarse desde el corazón a uno mismo.

Te deseo que tengas unas grandes festividades, que seas muy feliz y que conectes con el verdadero espíritu de la navidad el cual está disponible, para ti, todo el año.

GRACIAS POR HABER COMPARTIDO CONMIGO ESTE 2018.

Esperan grandes noticias en 2019 así que si quieres estar informada/o suscríbete a mi newsletter.

FELICES FIESTAS!

Isabella Magdala