“El Legrado: El Vaciado” y quizás “La Otra Opción”

//“El Legrado: El Vaciado” y quizás “La Otra Opción”

“El Legrado: El Vaciado” y quizás “La Otra Opción”

2017-12-26T18:53:18+00:00agosto 9th, 2015|Noticias|

“El Legrado: El Vaciado” y quizás “La Otra Opción”

Hoy, tras varias horas en el hospital junto a una paciente la cual presentaba una dolencia física anterior a una hernia discal y lo que se debatía era su operación o no, he podido presenciar algo que nuevamente me ha hecho recordar cuanto hay que avanzar y cuanto aún podemos (y debemos) transformar.. Eramos 4 mujeres, 2 médicos (neurocirujana y nefróloga) y 1 una servidora psicóloga dedicada a la sexualidad (femenina y masculina) más Ella.. Una Señora de unos 57 años a la cual sus dolencias le hacían de canal para sus culpas internas que no están mas que basadas en la creencia errónea de “no haber sido suficiente” como hija, como madre, como amante, como.. como.. como… ¿quién es suficiente? ¿qué es ser suficiente? ¿dónde y cómo se mide la suficiencia? Ninguna causa justifica el dolor humano, ni siquiera la inconsciente para “equilibrar”. El mejor antídoto y fármaco ante ello es el Amor, Amor hacia una, Amor hacia el cuerpo de una, Amor hacia el Ser de una y desde ahí como dijo Jesucristo (sin connotaciones morales) Amarás al prójimo como a ti mismo. No podemos ver más allá de nuestro momento evolutivo, de nuestra energía, de nuestra vibración asi que hay que seguir y seguir, traspasar capas y capas para finalmente, quedarnos sagradamente desnud@s ante nuestra Esencia y Simplemente, Ser. La Señora siguió explicando su patología, su clínica y llegó un momento donde dijo lo que me puso los pelos de punta.. todo esto empeoró desde que me “vaciaron”. Una de las médicos preguntó, que fué exactamente lo que te quitaron y ella dijo, Todo, Útero y Ovarios e hizo un gesto como que todo salía por su sagrada vagina como echándolo hacia afuera de ello.. Mi mano fue hacia mi barbilla y sin darme cuenta estaba mordiendo mi labio.. ¿por qué fue ese legrado? y dijo porque tenía un mioma y un quiste en un ovario.. se me saltan las lagrimas.. hay cifras alarmantes de cuantos úteros, ovarios, trompas, dejan “vacías” a las mujeres. Cierto es que la capacidad energética sigue, tu útero es y será tuyo siempre esté o no, tus ovarios y todo lo que tengas o tuviste pero… realmente hay que quitar tantos? realmente? las mujeres actuales somos afortunadas, muchas de nuestras madres ni siquiera pudieron plantearse tiempo para ellas, para escucharse, simplemente nadie les dijo que su útero tenía vida propia mas allá del momento del parto o embarazo, nadie les dijo que sus ovarios, trompas, yoni, estaba conectado con su corazón.. Esta señora sangraba a raudales, sí pero no sería una posibilidad plantearle que quizás sería un buen momento para que se preguntase como se había tratado a sí misma como mujer? qué era para ella ser mujer? que situaciones había vivido como mujer? como la habían tratado los hombres (incluso si los hombres eran un reflejo de su propio masculino interno)? no sería mejor invitarla a que trabajara fuerte e internamente en su pareja sagrada? en su sagrada familia a nivel interno? no sería mejor invitarla a que se hiciera cargo de ella, desde sus entrañas, desde su poderío de mujer, desde su esencia femenina? Ella ya lo perdió, Ella ya no lo tiene, Ella incluso creyó por un tiempo que para Ella era lo mejor pero cierto es que al salir del hospital Ella dijo, esta vez si tengo que aprender a cuidarme. No se que pasará con Ella ni cual será su elección pero al menos si sé que hoy al menos se le ha dado LA OPCIÓN. A mi entender, es un derecho y una obligación para nosotras, las que estamos y lo sentimos en nuestro Corazón hacer algo ante esta situación. Será por ello que se me caen ahora las lagrimas, será por ello que este fin de semana estaremos un grupo de 20 fieras femeninas eligiendo Otra Opción, da igual si en el grupo algunas sufrieron abusos, endometriosis, cancer de mama, ovarios poliquisticos, papiloma, miomas, allí están todas eligiendo más allá de lo tradicional, también Otra Opción.

Gracias a Esa Señora, Gracias a La Madre que Me Parió y Gracias a Su Bendito Útero que me Albergó.

Isabella Magdala.

Deje su comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar