Descripción del proyecto

Testimonio de Anabel Molina, facilitadora de Los Misterios de lo Femenino para Hombres y Mujeres®

«Namasté.
Quisiera compartir mi experiencia al recibir la integración y formación para poder ser facilitadora del Método «Los Misterios de lo Femenino para Hombres y Mujeres & Isabella Magdala»®
Estoy en tratamiento psicológico y psiquiatrico por una fuerte depresión, pero desde que fui formada me han bajado la medicación y avanzo mucho mas deprisa.
Varias personas me comentaron que iban ha hacer el curso, algo dentro de mi me impulsaba a apuntarme, pero no tenía medios económicos, en esos días me hicieron un ingreso en el banco de la cantidad del curso, no recordaba que me debían ese dinero, así que como en mi casa me animaron a invertirlos en el curso. ¡¡Que gran acierto!!
Cuando Isabella Magdala realizó la charla previa al curso, para informar en que consiste, me convencí completamente de que había hecho lo más adecuado.
En el momento de llegar me sentía extraña, con miedo a lo desconocido, pero según iba conociendo a mis compañer@s notaba que también estaban nervios@s, pero al mismo tiempo me rodeo una magnifica paz. Que me daba más tranquilidad.
Fueron dos días extraordinarios, sacando muchos sentimientos, notaba mucha paz y amor en el lugar. No solo me encontraba mejor conmigo, sino que conocí a gente muy muy especial con la que sigo en contacto, muy unida a ellas y con el tiempo también al resto de facilitador@s formados en otros lugares, me hace considerarlos mi familia.
Al llegar a casa me notaron cambiada, a mejor. Durante el mes de integración y los siguientes he cambiado muchísimo. Me valoro, me quiero, se que puedo conseguir todo lo que me proponga porque creo en mi. Mis ojos vuelven a brillar, que hacia muuuchos años que estaban apagados y tengo ganas de luchar y afrentar la vida.
En las sanaciones grupales me encanta la unión con el resto de facilitador@s, porque no importa quien la realice, ni donde, la energía se expande entre tod@s. La unión con las personas que reciben la sanación, ver su cara de felicidad, de tranquilidad, la falta de palabras exactas para poder expresar que sienten… es maravilloso. Y emocionante cuando repiten en una nueva sanación grupal, me hace creer mucho más en el bien que se les transmite.
Muchas cosas estaban dentro de mi, yo no las sabia ver, pero puedo asegurar que las veo más claras, aunque no todas.
La gente que me conoce se asombra al ver el cambio realizado, tan grande y positivo.
Quiero darle las gracias a mi familia y amigos por su apoyo y comprensión. A mis compañer@s facilitador@s, se que éxtasis porque os noto, siento vuestra energía tan positiva y vuestro amor. Isabella Magdala, muchísimas gracias por la creación y expansión de tan maravillosa energía, por la creación de tan maravillosas cartas/libro, que tanto dicen con unas palabras amorosas, sencillas y penetrantes.
GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS

Anabel Molina»